Los musulmanes quieren tener su carta de naturaleza en Europa