El lento despegue de los jóvenes europeos