Enterrar el “plan B” (y la Constitución europea), única vía para salvar la crisis