“Siete hombres sin piedad” hacen peligrar la defensa de los derechos humanos