305 familias denuncian a España por imponer educación anticristiana