El pueblo suizo soberano restringe la libertad religiosa de los musulmanes