La “cumbre” de los imposibles: cauterizar la herida de la Constitución y acordar los presupuestos de la Unión