Por qué el ensañamiento terapéutico es malo, también para un Tratado