La Unión Europea NO está en crisis profunda