¿Un “Plan C” para seguir ampliando?